31.5.07

30.5.07

Hielo nueve

Visto donde Puño. Que lo acaba de subir. El enlace en el título, como otras veces. Yo que tú lo picaría, foraster. Cabeza a pájaros, le dicen.

Jo jo jo jo jo jo

29.5.07

Della

Nube rara

Usera


Si quitas el sonido de la película y pones el del de debajo escucharás lo que yo mientras la grababa. Por probar...

28.5.07

27.5.07


Y pajarracos

PPP

__________________________

3D


Visto aquí

26.5.07

Mamá loba


Just a salad

Vísperas


Raramente salgo sin cámara. Hoy me ha pasado y mira por dónde me ha caído desde un quinto piso un gorrioncillo con boqueras. No justo encima, sino a un metro exacto. Como planeaba no se ha roto la cabeza, pero parecía preguntarse quién soy. El caso es que lo he recogido, le he dicho cuatro pardaladas cariñosas y le he dejado en la horquilla principal de un árbol en pleno proceso de crecimiento. Bajito, como yo. Así que he podido sin especial dificultad.
Antes de lo anterior le he robado unas instantáneas. Ésas que ves. Y me he despedido pensando en que tenía que pasar por ese sitio al volver de donde iba. Ya no estaba, sólo he tardado una hora. Estaba un poco más allá, en la arena con arbustos. A cosa de dos segundos andando. Y no estaba solo, su madre le daba de comer mientras él, gachas sus
alas, abría toda la boca. Y no he querido molestar.

El hijo del ciego


Todo lo que tengo del libro que estoy por escribir, lo de pensar viene de largo, es el título: ése que destaca sobre estas líneas. Aunque cada vez que caigo en la cuenta de lo dificilísimo que sería el alma se me venga al suelo, tengo que hacerlo por mi propia capacidad para emocionarme: hay quien estará encantado de limpiarse el culo con sus páginas. No voy a privarle de ese gusto. "Tengo, tengo, tengo. Tú no tienes nada..." Si bebes no conduzcas, anónimo guionista.

Si quieres pasar un buen rato -seis minutos, fast fuck- haz clic sobre el encabezamiento.
Gracias, Punyo

24.5.07

Alrededores

Éntrame


Y disfruta. A través del avestruz.

Seguridad


Gracias, Ramón. Persépolis, aquí.

Petó

Hay cosas que nunca cambiarán.

23.5.07

Siglo 21


Esta mañana, a eso de las siete y poco, ya sentado en el autobús que me lleva donde suelo y mientras escuchaba Radio 3, he visto cómo una cabeza subía y bajaba tras el respaldo del asiento de delante. He liberado uno de mis oídos y podido escuchar el parloteo consigo mismo que tenía el dueño de la calva: "Estoy muy nervioso, estoy muy nervioso". "Una premonición, supongo", me he dicho. Y no le he prestado mucha más atención. Hasta que por la rendija entre asientos aparece y desaparece una cosa blanca. Me inclino para poder observar qué rayos es eso y, aún me río, el pasajero de los nervios se ha metido un papel enrollado en la oreja, de la que sobresale dos dedos, al menos. Luego hace lo mismo con la otra. Su compañero se levanta, con cara de susto, y se sienta tres filas detrás de donde me encuentro. La chica que dormitaba a su derecha tiene la cara tapada con una mano para ocultar la risa. Nuestro héroe no para de moverse y de atornillarse los papeles, rac, rac, rac, hasta que llegamos. Entonces se los saca y guarda en un bolsillo. Bajamos y se pierde entre el gentío que transita zumbando hacia el metro.
Le he tomado una foto a su reflejo en el cristal. Había poca luz, nos movíamos, pero aún así se puede distinguir su oreja izquierda de la que brota un papel.
No me resulta fácil explicarlo y lo hago, grosso modo, para que se entienda la foto. Yo casi me descoño de la risa.
Esa cabeza de papeles salientes por las orejas... ese traje de buen corte, esas páginas salmón que hojeaba. Tal que la de Shrek vista de espaldas con sus prominencias blancas...

22.5.07

En portada


Por lo que se ve no hay nadie que revise los textos del periódico -"No se vende", cada día más amarillo- "más leído del país" antes de que se publiquen. Así pasa que los "poyuelos" -madrileños, pues claro- crecen que se las pelan. He tenido que frotarme los ojos, pensaba que me estaban engañando. Pero no. Ni putas ni toros. Brujos sí. Simplemente insultante.
Joder, cómo lo lamento. ¿Para esto me pringo-tizno los dedos con su pegajosa tinta?

21.5.07

Eco

Uno tiene épocas en las que le resulta muy difícil encontrar razones "de peso" para lo que hace. Uno se cansa y recurre a otros que en algún momento le han hecho sonreír. Es el caso, que lo disfrutes.

Jordi Bayona

"¿Cómo somos los mallorquines? Los estudios de la psicología de comportamiento del mallorquín son abundantes, sobre todo en formato de bolsillo y de salón. No hay gabinete alemán de inversiones en Mallorca que no ofrezca a sus clientes un par de folios descriptivos del carácter mallorquín. Uno de ellos les alerta sobre la capacidad negociadora del indígena, de la que dice no debe ser en absoluto despreciada.
Sin necesidad de remontarse a la época talayótica,
Juan Cortada describía hace ciento cincuenta años que una de las constantes del carácter del mallorquín del siglo XIX frente al forastero era sobrevalorar el pago de sus servicios. “Patriótica es, por cierto, la manía de los mallorquines de encarecer todas las cosas de la isla y estimular al forastero a que la visite”, dice el autor de “Viaje a la isla de Mallorca, en el estío de 1845”. En estas mismas páginas el propio Cortada habla de un fondista de Manacor que “vive honradamente de su hacienda... y de la ajena, según es fácil de comprobar a la hora de pagar la cuenta”.
En toda la bibliografía tópica encontramos la misma constante. George Sand refleja también que un monje exclaustrado de Valldemossa, que hacía las veces de boticario, le hizo pagar a precio de oro unos pétalos de violeta para hacer una tisana que calmara la tos tuberculosa de Chopin. Como esta señora no hablaba con eufemismos, en lugar de describir la inclinación natural del mallorquín a la sobrevaloración de lo suyo dejó escrito sin tapujos que los habitantes del lugar eran unos auténticos ladrones.
Luis Ripoll, en un cuidado opúsculo titulado precisamente “Nuestro carácter” exhibe esta tendencia a la especulación y reproduce una conversación que tuvo con una payesa que, al verle que observaba la torre de un molino en la carretera de Santa Maria a Esporles se le acercó para que lo comprara. “I què en voleu, madona?”. ”Idò posi 70.000 duros (que en los años cincuenta era un dineral)”. A la consideración de que parecía un precio exagerado puesto que apenas tenía unos metros de terreno y la construcción estaba medio derruida, la payesa respondió con reflejos de pantera: “Jo li dic que és barato.... Si vosté sabés els pintors que l’han pintat!”. La avispada señora era una precursora del concepto de royalties.
Cualquiera que haya querido comprar alguna finca directamente al propietario sabe lo duro que es. De hecho, en muchos casos, cuando después del consiguiente intento de regateo el comprador, exhausto, ofrece la cantidad que le ha pedido desde un principio el vendedor, éste decide que no hay trato y que si se quiere que lo haya debe ofrecer una cifra mayor. En su mentalidad se concibe de forma natural y preclara que si la cantidad le conviene a la parte compradora, a él no le conviene en absoluto.
En realidad, lo peor que le puede ocurrir a un comprador es que sea él quien se interese por adquirir una finca o cualquier tipo de bien inmobiliario. Aquí está muerto. Se puede encontrar con una sitcom muy habitual: le dicen que aquello que le interesa no está a la venta porque es herencia familiar del abuelo y que, por tanto, tiene un valor emocional incalculable. Y si el aspirante a comprador manifiesta comprender la situación y retira su interés, su interlocutor le soltará sin perder un segundo un “.... ha de ser que m’oferesquin una pardalada que no pugui dir que no...”. La racionalidad explota por los aires. En Mallorca el valor emocional de las herencias es perfectamente calculable en euros.
Este es otro de los comunes denominadores en los que los retratistas de la idiosincrasia mallorquina insisten: la absoluta falta de resistencia ante los embates del dinero. La más sólida de las convicciones se desintegra al instante si hay un interés superior en forma de talón bancario.
El
archiduque Luis Salvador dejó registro de los deseos de una joven valldemosina de diecisiete años que le confesó su decidida voluntad de hacerse monja y vivir en la virtud. Pero un minuto después le añadió: “Una de dos: o entraré en un convento o me iré a Barcelona”. El Habsburgo, sorprendido, le preguntó el porqué de Barcelona. “Pues porque allí hay muchos soldados”, respondió con igual convicción. El inquilino de Miramar comprendió perfectamente que este caso, como dice Luis Ripoll, soldado era sinónimo de macho y dinero. Sin convicciones, extraordinariamente sensibles al sonido de las monedas y con una insólita sobrevaloración de lo propio... No sé si existe una huella genética que determine un comportamiento colectivo, pero este cóctel descubierto en el pasado puede explicar muchas cosas del presente."


Lo tenía guardado por ahí desde ni se sabe. Aprovecho la nostalgia, y la desgana, para llenar este puto hueco.

20.5.07

Granizo


De hace un rato.
A propósito de cantos, y antes de que mañana nos lo cuenten los avispados a sueldo de los obispillos, Zapatero ha llamado Sestado a Sestao. No tengo más que decir, salvo que ningún interés me obliga a reseñarlo sino la tristeza que produce constatar lo del "menos malo". Otro motivo para votar en consecuencia. A la izquierda, por descontado.

Mossos


Por lo que parece ya no les basta con porras, cascos, pistolas y demás parafernalia represiva; ahora van empalmaos y hasta pinchan a todo lo que se menee. Lo peor va a ser cuando se les imite, ya que no se les limita. ¿Cataluña vanguardista? Más bien dista. Tiene huevos la cosa.
La foto pertenece a la edición impresa de El País. El texto, en el título.

En Francia

19.5.07

Riesgo


Así de precarios son mis conocimientos informáticos. Eso sí, tengo un sentido del equilibrio que ni el moreno de la foto. No me canso de decirlo, luego dicen que se caen.

18.5.07

Nuevas


Qué triste y qué duro es acceder a lo que sucede en otra ciudad; a otra gente que, como tú, lo único que quiere es poder vivir en paz con los suyos en su propio país. Invariablemente, las noticias que llegan a diario de Irak se refieren al último montón de muertos nuestros de cada día. Se van apilando, ya son una bonita montaña de huesos mondos. Condecoraciones de las que se sienten "orgullosos" simpáticos ex-gobernantes de sonrisa sempiterna. Para otros es diferente, tienen que marcharse y dejar atrás todo lo que podían tener guardado. Carecerán de bellos recuerdos, les dolerá sonreír; su agonía será larga, hasta el final.
Qué utilidad tienen estas palabras, quizás sólo sirvan para hacer reír a algunos de los que se alegran de ir ganando 3000 a 100.000, o así.
No sé, se me hace tarde y es como en los malos sueños, en los que quieres gritar y lo único que se oye es tu propio y estúpido silencio.

17.5.07

¿...?

Llevo toda la tarde sin poder entrar en Escolar. Me gustaría saber por qué. Si puedes contármelo... Mientras te espero, miro por aquí. Y tal.

15.5.07

14.5.07

12.5.07

Son odiosas


"Le escribo preocupado por una noticia de la que he tenido conocimiento recientemente y que entiendo puede causar graves perjuicios a todo el sector del automóvil."

Sigue, aunque muy despacito. Gracias, lo tenía en la punta de la lengua.

11.5.07

Granada


Clic del título. Qué risa, válgame la Magdalena.

Once


Contra once.

8.5.07

Hola


Esta mañana, al salir del tubo, el Sol me ha saludado de una manera que me ha gustado tanto que nada más llegar al final de la escalera he vuelto a bajar para poder volver a verlo. Y quedárnoslo, ya puestos.
Vía.

7.5.07

Ejercitar


En su quinta acepción. O "Sáquele músculo a sus derechos", que también. Interpretables ellos. Bien, aquí, ejerciendo uno de los míos, Legalidad.

6.5.07

Pepitos


Visto aquí. Y como todo lo que le he leído me mola tela, ahí lo tienes, en la columna de la derecha. El enlace del título tiene ¡más de un año!

María



Quiero volver a gritar: "Ya soy legal". La foto entera, con su propio pie y todo, haciendo clic aquí. La primera es mía.

5.5.07

Para qué


Me he pasado la tarde en Second Life, ya que no he podido acercarme a Sol, que era lo que me apetecía. No tengo cuerpo. La mani puede haber sido un follón, ya me enteraré, pero no creo que se acerque al de Second. Qué lío, válgame. Me he registrado y puesto un avatar -si no, de qué- en el que salgo en pelotas. Sólo que no me he puesto cara, para qué. Lo de en pelotas es un contar -ninguna-, para qué las querría. ¿Quieres creerte que me daba corte pasear entre los otros avatares, todo emperifollados? Es la leche, ya tengo que vestirme y desvestirme cada día como para que también tuviera que hacerlo allí. Pero, es que no había nadie más sin trajecitos, peinaditos, brillitos y demás zarandajillas. Qué cosa. Me he reído un rato largo, sobre todo cuando he atravesado la ventana de un edificio mientras volaba y me he quedado encerrado en una habitación con vistas de la que me he visto negro para salir. Por si te pasas, recuerda que hay teletransporte, que te deja en un pis pas en el quinto culo. Me ha gustado, tengo que investigar sobre las muchas posibilidades que ofrece.
Otro mundo es posible. Soy uno de los más de seis millones de residentes.

4.5.07

Titulares


No sé qué lumbreras ha intitulado lo del concurso. ¿Los mejores? Hay que joderse. Conozco unos cuantos que les dan cien patás a la mayoría -que no a todos- de esos "mejores" -entre tantos tendrá que haber "peores", digo yo-. Pero bueno, ya sabemos la tendencia de "las mayorías" a equivocarse y el precio que suele suponer: otro VIP para el coleto.
Las fotos de los otros, que no he querido recortar -algo queda-, son de traca. Así, todos juntos...
Por aquí, ésto.

2.5.07

Para llorar

Drops

Sentido humor


Por llamarlo de alguna manera. Yo ya tenía motivos más que bastantes para apreciar su sutileza. No sé qué le parecerá al que han roto el brazo esta misma noche. "Disculpe, señor agente." Crunch. "Eso se cura con reposo, mucho reposo. Ánimo, hombretón". La foto es de El país de hoy.

1.5.07